Tu asesor financiero personal

Síguenos

Facebook Twitter Twitter

Conviértete en un guardián de las finanzas

Se parte del poderoso plan de Rocket y los Guardianes de la Galaxia y conviértete en un superhéroe ahorrador.
Lee más

Conoce la facturación electrónica

Luis tiene un negocio de comida para llevar, le ha ido tan bien que desde el año pasado ofrece banquetes y servicio de chef para eventos. Con tanto éxito en sus ventas, sabe que debe mantener ordenada su administración, por ello emite facturas pero también las solicita en los sitios donde compra insumos para incluirlas en su declaración y por lo tanto son parte de la deducción de sus impuestos.

Pero hay algo que lo tiene preocupado pues desde el año pasado, entre sus clientes y proveedores, ha escuchado comentarios acerca de un CFDI, pero ignora a qué se refieren. Ante su angustia, Luis solicita asesoría a Daniel, su contador, quien en una tarde de viernes lo visita a su negocio y le resuelve sus dudas.

Luis abre la charla preguntando su principal incertidumbre –¿qué es el Certificado Fiscal Digital por Internet (CFDI)?–, a lo que Daniel responde que solamente es el nombre formal asignado por el Servicio de Administración Tributaria (SAT) para referirse a las facturas electrónicas, es decir, es el documento que se expide al vender un bien o prestar algún servicio, el cual y de acuerdo a la ley, dejará de obtenerse en papel. Asimismo, le comenta que dicha migración no es complicada y se pueden emitir facturas de manera gratuita en la siguiente liga: http://www.sat.gob.mx/sitio_internet/asistencia_contribuyente/principiantes/comprobantes_fiscales/66_24565.html.

Daniel decide entrar al sitio Web del SAT para explicarle detalladamente a Luis. En éste se especifica que quienes tengan un negocio, brinden algún servicio o sean personas físicas con actividad empresarial, o personas morales, a partir del 1 de enero de 2014, deberán facturar electrónicamente. Esto será aplicable a todos los que estén dados de alta sin importar su nivel de ingresos, de modo que Luis comprende que a partir de este año quienes busquen deducir impuestos en sus declaraciones, sólo podrán hacerlo mediante facturas electrónicas.

Pero a Luis le surge otra pregunta, ya que su hermano es pequeño contribuyente (REPECO), por ello, quiere saber ¿cuáles serían los beneficios que obtendría alguien que tributa de esa manera? Daniel le comenta que por integrarse al nuevo esquema fiscal puede recibir algunos beneficios fiscales.

Otras siglas que Luis había escuchado y que tiene relación con la nueva modalidad de facturación son FIEL, por lo que decide cuestionar acerca de éstas. Su contador le explica que se trata de la Firma Electrónica Avanzada, la cual es un requisito para poder facturar digitalmente. Es la aprobación del contribuyente, por lo que es muy importante contar con este documento que acredita la identidad. El trámite debe realizarse directamente en el SAT.

La noche comienza a ser partícipe de la conversación, por lo que ya es tiempo de cerrar el negocio, por ello antes de que Daniel se vaya, María, esposa de Luis, le ofrece una de las especialidades de la casa y aprovecha para preguntarle sobre el sello digital, degustando la agradable lasaña que le ha sido servida, Daniel contesta que se trata de una cadena de caracteres y números que funcionan como un código de seguridad único dentro del comprobante digital, de manera que todas las personas morales deberán contar con uno o más certificados.

Los certificados digitales los puedes solicitar en la siguiente liga: http://www.sat.gob.mx/sitio_internet/e_sat/comprobantes_fiscales/15_15564.html. Al completar el proceso, el SAT generará un archivo de extensión .xml. Cuando recibas éste podrás acudir nuevamente a dicha institución para que te asignen folio y sello electrónicos. También podrás entregarlo a un proveedor autorizado, quien hará todo el trámite.

De esta forma, Luis y muchos dueños de PyMES podrán integrarse al nuevo esquema fiscal para continuar operando de acuerdo a la ley. Si deseas tener más información sobre el tema, te recomendamos revisar la página del Servicio de Administración Tributaria. Además te sugerimos consultar los nuevos lineamientos con tu contador o fiscalista para que comprendas mejor esta nueva modalidad.