Tu asesor financiero personal

Síguenos

Facebook Twitter Twitter

Servicios bancarios en línea

Administrar tus finanzas es más fácil que nunca gracias a los servicios de la banca en línea.
Lee más

¿Es necesario guardar los estados de cuenta y vouchers?

Si manejas tarjetas de débito, crédito o cuentas bancarias, es seguro que cada vez que utilices el servicio, te entreguen un voucher, o recibas en tu domicilio los estados de cuenta. Pero alguna vez te has preguntado ¿cuánto tiempo tienes que guardar todos estos documentos, y para qué te sirven?

Es un hecho que aunque muchas veces consideramos que nos estamos llenando de papeles, en caso de que necesites hacer una aclaración, es cuando más te servirán, pues serán los comprobantes que te ampararán frente a tu banco o ante cualquier establecimiento donde hayas utilizado tu plástico. La vigencia de estos documentos será el tiempo que tendrás para hacer alguna reclamación, el cual está establecido en el contrato que firmaste y en la misma Ley.

Te sugerimos que siempre que recibas un voucher, revises la fecha , el número de cuenta y la transacción que estás realizando. En los estados de cuenta que recibas, fíjate también en la fecha de tus movimientos, pues por lo general la institución bancaria te envía tu estado haciendo referencia a determinado periodo.

Si necesitas hacer una aclaración y ya no cuentas con ningún comprobante o recibo, la institución bancaria podrá solicitar a la tienda o establecimiento una copia del pago dentro de los primeros 90 días.

Se recomienda guardar los comprobantes y vouchers, por lo menos 90 días a partir de su fecha de corte o bien de la fecha en la que se utilizó el servicio, tiempo en el que podrás presentar ante la institución bancaria tu queja o reclamo. Si en el transcurso de ese tiempo no recibes ninguna respuesta de su parte, puedes acudir directamente ante la CONDUSEF.

Según el artículo 65 de la Ley de Protección y Defensa del Usuario de Servicios Financieros, se indica que las reclamaciones deberán presentarse dentro del término de dos años contados a partir de que se presente el hecho que les dio origen, a partir de la negativa de la Institución Financiera a satisfacer las pretensiones del Usuario o, en caso de que se trate de reclamaciones por servicios no solicitados, desde que tuvo conocimiento del mismo.

Lleva siempre un control de tus estados de cuenta, puedes separarlos y acomodarlos según el tipo de movimiento. Recuerda tener siempre en orden estos papeles, pues no sabes en qué momento los puedes utilizar.