Tu asesor financiero personal

Síguenos

Facebook Twitter Twitter

Conviértete en un guardián de las finanzas

Se parte del poderoso plan de Rocket y los Guardianes de la Galaxia y conviértete en un superhéroe ahorrador.
Lee más

La imagen: tu mejor carta de presentación

El otro día, platicaba con mi amigo Ulises sobre la importancia que tiene la apariencia de las personas al momento de solicitar trabajo. Siempre me ha dicho, no olvides jamás que "como te ven te tratan", dicho muy cierto, pues la primera impresión es fundamental, sin importar el ámbito en el que te desarrolles.

Luego de esa charla, comencé a pensar cuál era la imagen que proyectaba a las demás personas, ¿alguna vez te lo has preguntado?

El vestuario es importante cuando hablamos de imagen. Dependiendo del ámbito en el que te desenvuelvas, será la vestimenta que deberás utilizar. Revisa tu guardarropa e identifica cuáles son las prendas que necesitas comprar para dar una buena impresión, te recomendamos que uses ropa en colores claros como el azul o el beige. Existen personas dedicadas al diseño de imagen, con quien puedes acudir, o inclusive, tomar un curso.

Otro elemento en el que es conveniente te fijes al momento de solicitar trabajo es tu lenguaje corporal. Si bien es cierto que la imagen es fundamental, lo que dice tu cuerpo también lo es, pues a partir de éste mandamos mensajes a las demás personas. Las posturas y gesticulaciones transmitirán estados de ánimo o disponibilidad, trabaja en ellas para que dejes una buena impresión. Puedes encontrar diversos cursos en línea que te ayuden en este aspecto.

El aseo personal no puede fallar. Es fundamental no sólo en una entrevista de trabajo, sino en la cotidianeidad. Tu aspecto debe ser de una persona pulcra, cuida tu peinado, puedes usar alguna fragancia ligera. Si eres mujer, cuida tu maquillaje, presta atención a tus manos y uñas si las pintas, no utilices colores demasiado llamativos, puedes únicamente ponerles una capa de brillo.

Aunque no lo creas, la actitud es otro aspecto que siempre se tomará en cuenta. Recuerda que el estado de ánimo con el que te presentes también será percibido por tu entrevistador o por tu jefe, si es que ya estás dentro de un trabajo. No mezcles tus problemas personales con el trabajo pues eso puede afectar tu rendimiento y la apreciación que tengan sobre ti.

Modular el lenguaje es necesario. Debemos siempre hablar con un tono de voz medio, que al mismo tiempo transmita seguridad en tus palabras, las cuales deberán ser adecuadas al momento. No utilices groserías y cerciórate, por ejemplo, si deberás hablar de "usted" a la persona con quien te encuentras.

Tu presencia e imagen en una entrevista de trabajo o bien, ya en tu empleo, debe ser la adecuada para que puedas lograr tu pertenencia en la empresa. Por eso te recomendamos que siempre estés al pendiente de tu apariencia.

No olvides que tienes que sentirte a gusto con lo que portes y transmitas, pues será tu carta de presentación ante los demás.