Tu asesor financiero personal

Síguenos

Facebook Twitter Twitter

Conviértete en un guardián de las finanzas

Se parte del poderoso plan de Rocket y los Guardianes de la Galaxia y conviértete en un superhéroe ahorrador.
Lee más

Comprobantes de pago y estados de cuenta

Cada vez que realizamos una transacción económica, recibimos un comprobante, que puede ser una factura, un recibo o un ticket; también recibimos el voucher de las compras que realizamos con la tarjeta de crédito.

Es común que no tengamos la costumbre de conservar estos papeles y nos deshacemos de ellos de inmediato. Sin embargo, es importante tomar en cuenta las siguientes consideraciones, antes de hacer a un lado nuestros comprobantes:

  • Guardar todas las notas, nos brinda la posibilidad de hacer un balance mensual de todo lo que gastamos y en qué conceptos. La sencilla suma de todos los totales y la división por rubros, nos puede dar una clara idea de cómo estamos utilizando nuestros ingresos y de qué manera respetamos o no nuestro presupuesto establecido.
  • Otro punto a considerar, es que todas las reclamaciones que hagamos a los establecimientos comerciales deben hacerse con la nota o factura que nos entregaron al realizar la compra.
  • Bastará con guardar estos comprobantes por un mes, luego de haber hecho nuestro balance mensual.
  • En caso de que recibamos ingresos por honorarios, la atención a los comprobantes se vuelve vital, ya que nos servirán para elaborar nuestra lista de gastos mensuales.

En relación a los estados de cuenta, hay algunos puntos que debemos analizar:

  • Debemos estar atentos a recibir los estados de la tarjeta de crédito y débito que envía el banco de manera mensual. Recuerda que el hecho de no recibir a tiempo el documento, no te exime de tu obligación de pago mínimo.
  • Además de hacer tus pagos, debes revisar a detalle cada uno de los cargos, para verificar que no exista algún movimiento que haya hecho una tercera persona a costa de nuestros fondos.
  • Es conveniente conservar todos los estados de cuenta del año, para llevar el control y monitoreo del comportamiento de nuestro manejo del crédito y de nuestro cumplimiento en los pagos, que, sin duda, se verá reflejado en nuestro historial crediticio.

La organización de todos nuestros papeles, es indispensable para no sufrir inconvenientes y para vigilar nuestro presupuesto.